Ir al contenido principal

Cuando hablamos de Arte, ¿de qué estamos hablando?

Cuando hablamos de Arte, ¿de qué estamos hablando? Lo cierto es que todavía existe un abismo entre la idea que la gente tiene del arte y de lo que el arte es para los artistas. Estos días a razón de la feria ARCO, he podido constatar que en los medios de comunicación, que digo, en las noticias, invitan a la gente a través de preguntas mal formuladas, a valorar que si lo que están viendo es arte. Es decir, a la pregunta del millón, la pregunta que persigue al arte desde el siglo XX. Si lo que se hace es arte y si vale lo que marca. Me sorprenden estas preguntas capciosas, porque cuando dan las noticias en un partido de futbol, a la salida del partido, no preguntan si les parece exagerado lo que cobran los futbolistas. Parece que una sombra se extiende siempre sobre el arte que aleja enormemente a la sociedad de su fin último.

No voy a entrar en la vorágine especulativa que se ha cernido sobre este sector, porque este es otro debate. Quizás para otra ocasión. Pero volviendo al tema, no comprendo cómo profesionales de la comunicación pueden hacer este juicio. Quizás requieran de unas nociones básicas que paso a clarificar.

Cuando uno pregunta a alguien si pondría ese cuadro en su casa, demuestra una falta absoluta de comprensión de lo que es el Arte. Ya que está confundiendo artesanía decorativa con obras de arte. Sí, sí las dos tiene flores pero no tiene nada que ver. Sí, sí, las dos son abstractas, las pueden pintar sus hijos, pero no tienen nada que ver. Lo cierto es, que todavía no he visto a nadie que diga, “La fórmula de la relatividad es muy sencilla, mi hijo también puede escribirla”. Pues bien, cuando uno hace eso con una obra de arte está incurriendo en el mismo error. Que quiere decir esto. Bueno, en ambos casos uno ha escrito lo mismo, pero la diferencia clara y fundamental es la intención, la intención que había al realizar la obra, la fórmula, el dibujo de un coche. No es lo mismo dibujar un coche porque lo estoy diseñando, a dibujar un coche porque es un concepto que estoy aprendiendo, me refiero al niño. Por lo tanto, este es el primer punto que un periodista debe tener claro.

El segundo punto importante es la tipología. Hay diferentes profesiones que trabajan con las mismas herramientas, incluso con las mismas formas, figuras, colores, símbolos y demás elementos gráficos que podamos imaginar. Sin embargo, no podemos incurrir en el error de confundirlos. Yo por ejemplo trabajo con números en casa para hacer cálculos, pero sé que no soy una ingeniera aeroespacial. Que quiere decir esto, que uno no puede ir a ARCO y preguntar si eso que está viendo es Arte y referirse a él como elemento decorativo, esto es, si lo colocaría o no en su salón ¿Por qué? Porque la artesanía trabaja los elementos de manera decorativa y, en este caso, lo relevante es la técnica y no el contenido, la estética y no el contenido. La artesanía carece de contenido. El arte por el contrario tiene contenido, el artista quiere comunicar algo y para él eso es lo prioritario, lo prioritario es el contenido. La estética y la técnica pasan a un segundo plano. Son el medio. Si los recursos existentes no le sirven… simplemente los inventa. En este último supuesto es cuando el arte “crea código”, crea una nueva manera de expresar contenido, crear cultura, hace evolucionar una sociedad, son la vanguardia cultural.


El contenido es la intención de comunicar o expresar un sentimiento, una idea, una inspiración, una crítica, una emoción, un sentimiento elevado que quiere compartir. El artista desea elevar la conciencia de la sociedad. Elevar la conciencia, recuperar la idea de Belleza, que tanta gente ha perdido. Recuperar la belleza que hay en todas partes, en uno mismo. Cuando uno mira una obra de arte, la acción que hace es y debe ser CONTEMPLATIVA, es una llamada a la acción de contemplar una realidad que el artista quiere aproximar al público. No son colores lo que se ve, no son formas, son realidades, nuestras realidades.

Entradas populares de este blog

Comprendiendo el mundo del Arte

Solían decir que el arte era poco más que un sincero mundo de simbología iconográfica. Maravillosa simbología que pocos usan, pues su fuerza puede mover tantas montañas como realidades infinitas existen.
Recuerdo cuando me impartían las clases de Historia del Arte, que me emocionaba saber más sobre lo que cada objeto representado en un cuadro contenía. Era como abrir una caja e ir encontrado formulaciones o enigmas.
El arte actual ya hace mucho que habla de asuntos que parecen no interesar a nadie. El arte al dejar de ser el medio de canalizar una idea religiosa parece no interesar más que a un puñado de seres desperdigados por el globo. En contraposición muchos se han quedado atrapados en las figuras iconoclastas del Barroco… sus mentes también.
En el Romanticismo el arte es un mundo de realidades íntimas, todavía sobrevive. La realidad íntima es lo más cercano a la sociedad, pues ella es sobre todo el reflejo de uno mismo, de lo que aporta como individuo. El artista romántico se at…

Poema Mensajera De La Estación Total de Juan Ramón Jiménez

Todas las frutas eran de su cuerpo,
las flores todas, de su alma.
Y venía, y venía
entre las hojas verdes, rojas, cobres,
por los caminos todos
de cuyo fin con árboles desnudos
pasados en su fin a otro verdor,
ella había salido
y eran su casa llena natural.

¿Y a qué venía, a qué venía?
Venía sólo a no acabar,
a perseguir en sí toda la luz,
a iluminar en sí toda la vida
con forma verdadera y suficiente.
Era lo elemental más apretado
en redondez esbelta y elejida:
agua y fuego con tierra y aire,
cinta ideal de suma gracia,
combinación y metamórfosis.
Espejo de iris májico de sí,
que viese lo de fuera desde fuera
y desde dentro lo de dentro;
la delicada y fuerte realidad
de la imajen completa.
Mensajera de la estación total,
todo se hacía vista en ella.
(Mensajera,
¡qué gloria ver para verse a sí mismo,
en sí mismo,
en uno mismo,
en una misma,
la gloria que proviene de nosotros!)
Ella era esa gloria ¡y lo veía!
Todo, volver a ella sola,
solo, salir toda de ella.
(Mensajera,
tú existías. Y lo s…